previous arrow
next arrow
Slider

                   

El pasado lunes 14 de mayo tuvimos el gusto de asistir a la conferencia que Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell impartió en el IES Colonial. Si decimos que Alejandro es profesor titular de Derecho Constitucional en la Facultad de Derecho de Córdoba, seguramente no nos dirá tanto como si decimos que es “sobreviviente”, como a él le gusta decir, de la tristemente conocida como matanza de Atocha.

Con este acto el Departamento de Geografía e Historia del IES Colonial ha querido ofrecer un anticipo a la celebración del 40º Aniversario de la Constitución Española, que se cumple oficialmente el 6 de diciembre de este año.

La conferencia de Ruiz-Huerta fue mutando poco a poco desde una descripción del ambiente político y sindical de finales de 1976 y principios de 1977 a una narración en tono tétrico y muy clara y detallada sobre cómo se desarrollaron los atentados de Atocha del 77 que dejó boquiabiertos a todos los presentes.

El 24 de enero de 1977, el país asiste aterrorizado al asesinato, por parte de la extrema derecha, de cinco abogados laboralistas que tenían su despacho en el número 55 de la calle Atocha y dejando heridos a otros cuatro, entre ellos al conferenciante.

Alejandro relaciona en su conferencia, la matanza con lo que se ha llamado “el golpe de Estado difuso”, que define como “pequeñas violencias” que se produjeron a lo largo de un espacio de tiempo para provocar la actuación del ejército. El comportamiento de todas aquellas personas, militantes del Partido Comunista y de CC.OO., durante el sepelio de los abogados asesinados y la “manifestación del silencio” que se produjo fue decisivo para la legalización del PCE el 9 de abril del mismo año.

Parece ser, según nuestro conferenciante, que la tragedia fue determinante para el “consenso” a la hora de elaborar nuestra actual Constitución.

La charla se ha prolongado durante una hora y ha mantenido al alumnado de 2º de Bachillerato, que llegado el recreo no se movían de sus sillas, atento a todo lo que Alejandro Ruiz-Huerta explicaba siendo especialmente significativo cuando habló de su negativa y la de sus compañeros de bufete a pedir pena de muerte para sus verdugos ( que será abolida con la Constitución del 78). Fue especialmente emotivo el momento en el que Alejandro narró cómo durante su estancia en el hospital recibió inesperadamente la visita del Decano del Colegio de Abogados de aquel momento, Antonio Pedrol. Esto significaba que la abogacía española se mostraba unida ante cualquier intento de retroceso que amenazara la incipiente democracia española.

Desde el IES Colonial agradecemos a Alejandro Ruiz-Huerta que nos haya dedicado su tiempo y haya compartido sus experiencias y conocimientos con nuestro alumnado y con nuestro Departamento, y agradecemos también, de manera muy especial, su defensa de los valores democráticos.

                

 
   
© IES. Colonial